Norsk Skogkatt

Norsk Skogkatt


El gato del bosque noruego (Norsk Skogkatt) es un gato doméstico salvaje y elegante. Se desconoce su origen exacto, y hay muchos mitos y leyendas escandinavos que lo rodean. 


Existe una leyenda popular de que los bosques noruegos tienen poderes sobrenaturales, y son una mezcla de gatos y linces. 


El gato del bosque noruego es una raza grande. 


Su cabeza es triangular y su contorno es recto. 


Tiene ojos grandes y expresivos. 


Las orejas son puntiagudas, perfectas para cepillos que recuerdan a un lince. 


Su cuerpo es largo, fuerte y musculoso. 


Perfectamente adaptado al frío, su doble pelaje es semilargo y denso, con un precioso manto impermeable brillante y collar de pelo de estilo real. 


Su cola es larga y esponjosa. 


En cuanto a la coloración, se admiten todos los colores excepto el color point, chocolate, lila, canela y leonado. 


Es una especie muy sociable, inteligente y de personalidad muy estable, le gusta la compañía de los humanos y prefiere a sus semejantes. 


Les fascinan las alturas y ver panoramas, por eso son grandes escaladores. 


Son muy buenos cazadores y les encanta jugar en el agua. 


La gomita del bosque noruego tiene una propiedad especial, en el espacio entre los dedos se cubre de pelo, a baja temperatura se congela, lo usan como garfio para escalar. 


Los machos son más grandes que las hembras, pueden alcanzar de ocho a diez kilogramos, y las hembras entre cuatro y cinco kilogramos. 


Alcanzan la madurez a la edad de tres o cuatro años, cuando su pelaje alcanza su mayor brillo. 


Este es un gato que no necesita muchos cuidados, y un ligero cepillado una vez a la semana es suficiente, sobre todo en la zona del vientre donde se forman las rastas. 


Como curiosidad, en la antigüedad se le llamaba Huldrekatt o gato troll.



Tal vez te interesen estas entradas