Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Gato Bengalí


Gato Bengali


El gato bengala o bengalí se caracteriza por su aspecto salvaje, esta especie es bastante grande y musculosa. Aunque su apariencia nos recuerda a un leopardo, son bastante calmados y cariñosos.


Este gato es uno de los más deseados en los últimos años, y cualquiera quisiera tener a un leopardo miniatura en casa, si deseas tenerlo como mascota aquí te contaremos todo lo que necesitas saber acerca de su origen, cuidados y pedigree


Historia del gato bengalí


Historia del gato bengalí


Los Bengala son una raza de gato híbrida, a principios de la década de 1900, los criadores cruzaron felinos domésticos con gatos leopardos asiáticos, una especie pequeña y salvaje nativa del sudeste asiático. 


Los gatos leopardo asiáticos, también conocidos como Prionailurus bengalensis, que es de donde proviene "Bengala", son conocidos por tener una complexión delgada y apariencia salvaje.


Si bien los cruces de razas comenzaron hace más de 120 años, la especie de Bengala real no se estableció hasta la década de 1960 cuando Jean Sugden Mill crió los híbridos de gato leopardo asiático con razas de gatos domésticos. 


Su objetivo era producir una raza que se mantuviera fiel a la apariencia exótica del gato leopardo asiático, con la personalidad de un gato doméstico.


Hoy en día, los gatitos de Bengala se crían a partir de otros Bengalí y son varias generaciones alejados de sus antepasados ​​exóticos. Ahora son una de las razas de gatos más caras: un Bengala con calidad de espectáculo puede costar hasta 2,000 euros.



Esta especie se divide en 4 generaciones, la primera denominada como F1, esta se obtiene del cruce directo entre un gato doméstico y uno salvaje, las crías de un cruce entre un F1 y un gato doméstico se les dio el nombre de F2 y así sucesivamente. 


Los F1 y F2 muestran comportamientos fieros como los gatos salvajes, mientras que los F3 y F4 se comportan como gatos domésticos los que los hacen más dóciles.


El gato bengala fue reconocido oficialmente en 1983, por la Asociación Internacional Felina (TICA) luego de que Jean S. Mill aceptó hembras híbridas del científico William Centerwall, quien cruzaba gatos domésticos con leopardos salvajes para investigaciones.


Cómo diferenciar a una gato Bengalí


¿Cómo diferenciar a una gato Bengalí?


Pelaje  manchado


La característica física más distintiva de la raza Bengala es su hermoso pelaje manchado, aunque a veces sus pelajes serán jaspeados. Su característico pelaje fue heredado de sus antepasados salvajes.


  • La mayoría de los gatos bengala tienen un brillo en su pelaje, parece que tuvieran una capa de polvo de oro, esto sólo es visible en el sol o alguna otra luz bastante radiante.


Patrón de color correcto


Todos los Bengala tienen pelaje manchado, pero pueden venir en una variedad de colores. El patrón de color más común es un color de fondo marrón o dorado. 


Pero estos gatos también pueden presentarse en colores canela-alazán, gris-beige, carbón, plata o patrones de color azul.


  • A veces, las manchas se unen para parecerse más a patrones de rayas, pero todavía se consideran gatos de Bengala. Esto a menudo se denomina variación de patrón de mármol.
  • También tienen una cola rayada con puntas negras.


Cuerpo atlético y grande.


Los gatos bengalíes tienen un cuerpo estilizado y algunos pueden ser un poco musculosos. 


Tienen una contextura atlética y muy rara vez desarrollan la panza flácida que tienen muchas otras razas de gatos cuando aumentan un poco de peso.


  • Los Bengala suelen pesar entre 8 libras (3,6 kg) y 15 libras (6,8 kg) una vez que alcanzan su peso adulto.


Personalidad


Personalidad del gato bengalí


Conducta enérgica


Sus antecesores son los gatos leopardos asiáticos salvajes, por lo que está en sus genes ser muy activos. Tienen predilección por jugar y ejercer grandes cantidades de energía. 


Los Bengalíes pasan más tiempo jugando y menos tiempo durmiendo la siesta a diferencia de otras razas de gatos domésticos.


  • Si tu gato tiene un comportamiento muy manso o torpe, posiblemente no sea un bengala, a menos que se encuentre enfermo.


Fíjate si el gato es cariñoso.


A pesar de su ascendencia y apariencia salvaje, los gatos de Bengala son muy afectuosos con los humanos, especialmente con sus dueños. 


Les encanta abrazar y jugar con los miembros de su familia y pasan gran parte de su tiempo interactuando con los humanos.


  • Un gato Bengala no será solitario ni distante. Ocupará la mayor parte de su tiempo para estar con los humanos y otros animales de la casa.


Escuche su distintivo maullido.


Esta especie es bastante vocal y ruidosa, más que muchas otras razas de gatos. 


Por lo que se comunican con sus dueños sobre lo que quieren y cómo se sienten. 


No dudarán en informar a su dueño si su caja de arena necesita limpieza o si quieren más comida.


  • A pesar de que los Bengalí se expresan a menudo, su maullido es más un ladrido ronco que un maullido fuerte real.


Carácter e independencia

Esta especie se considera mansa luego de la generación F3, aunque por su naturaleza salvaje son animales muy activos. 


Lo ideal es que solo a partir de la 4ta generación sean consideradas mascotas domésticas. 


Esta raza se caracteriza por ser atenta, curiosa y amigable.


Los mini leopardos como también son conocidos, son divertidos y muy inteligentes, requieren de muchos juegos y atención ya que tienden a aburrirse con facilidad. 


Les encanta escalar y a diferencia de otras especies a los bengalí les encanta el agua, por lo que no debes sorprenderte si te acompaña mientras te duchas. 


Son gatos bastante dominantes, por lo que podría tener problemas con otras razas que también lo sean, puede convivir con razas tranquilas como los british shorthair o los persas.


Los cuidados indicados


Cuidados del gato bengalí


Los bengalas son una especie bastante saludable, a excepción de una enfermedad genética que se descubrió en 2011, se trata de una degeneración retiniana durante los primeros meses de vida, que puede causar ceguera total. 


Fuera de esta posible complicación impredecible, es bastante sencillo mantener a tu gato saludable, lo más importante es brindarle una alimentación adecuada para bengalíes y llevarlo anualmente a consultas veterinarias.


Algunos bengalas suelen mostrarse sensibles a la comida industrial, por lo que los dueños prefieren ofrecer comida cruda, si esta es tu elección debes conocer muy bien las características y condiciones de el alimento, generalmente las comidas de calidad enlatadas ofrecen a tu gato todo lo que necesita. 


Rara vez requieren baños u otros cuidados especiales, con una buena alimentación y constantes juegos y ejercicios tu bengalí estará en perfectas condiciones


El pedigree


El pedigree del gato bengalí


Al ser una raza relativamente nueva es difícil conseguir un criador profesional, pero no es imposible, solo debes buscar un criadero con muy buena reputación. 


Un criador de confianza va a establecer contacto entre el bengalí y su nueva familia, asegurándose de que se adapte, además lo acompaña a su nuevo hogar y da seguimiento los primeros días. 


La principal ventaja de obtener a un bengalí de un criadero profesional con pedigree es que nos aseguramos de que tendrá el aspecto y un poco del comportamiento de sus antepasados. 


El precio de un gato bengalí con pedigree puede rondar entre los 1000 a 1200 euros, por menos de ese precio es casi imposible que sea un bengal puro.


Te recomendamos este video



Tal vez te interesen estas entradas