Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

6 Diferencias entre el gato angora y el gato persa


Diferencias entre el gato angora y el gato persa físicamente


¿Por lo general, confundes a los gatos persa con los gatos angora?¿Son estas variedades similares a tu vista? 


Aunque estas razas de gatos son realmente muy populares y los CatLovers opinan que son los más populares de los gatos por su largo cabello y su elegancia impecable, la verdad es que hay muchas diferencias entre el gato angora y el gato persa.


Diferencias entre el gato angora y el gato persa físicamente


Sus características físicas, temperamento y estado de salud muestran límites a simple vista entre las dos razas. 


Si deseas darle la bienvenida a un nuevo miembro peludo de tu familia y tienes preguntas sobre Persa o Angoras, estos detalles serán muy útiles.


Las diferencias físicas entre las razas persa y gato angora son lo que puede ayudarnos a distinguir incluso las diferencias fisiológicas entre estos dos hermosos tipos de gatos.


Aunque parecen similares a la primera vista, puedes distinguir al gato persa de otro Angora en poco tiempo si te fijas en lo siguiente:


1. La forma de las narices


Desde un punto de vista físico, la diferencia más obvia está alrededor de la nariz. En los persas, es bastante plano, lo cual es un rasgo distintivo de la raza.


Diferencias entre las narices de los gatos angora y persa


De hecho, la reducción de la cara crea surcos entre la nariz y los ojos. Debido a que el tubo de lagrimas es corto, la lágrima (llamada desbordada) es constante.


Esta lágrima del gato puede producir puntos de piedra típicos o marrones en el área de los ojos y para evitarlos, debe limpiar el área todos los días con una gasa esterilizada empapada en suero.


Una vez al mes, puedes usar la manzanilla para la limpieza profunda. A través de este procedimiento de limpieza, se puede prevenir una enfermedad dermatológica.


Por otro lado, los gatitos angora turcos tienen narices más delgadas. Una característica más común en la comunidad felina de esta sub raza.


2. Su tamaño y el tono de sus pieles


El segundo aspecto físico que puede ayudarte a distinguir al persa del angora es su tamaño. En términos generales, el primero es mayor en tamaño que el segundo.


El peso de un persa macho puede alcanzar los 7 kg y la longitud puede alcanzar los 40-50 cm, mientras que el peso de un angoleño puede alcanzar los 4-5 kg ​​y la longitud puede alcanzar los 20-25 cm.


En términos generales un gato persa es comúnmente de complexión fuerte. 


Por otro lado, los angoras suelen ser más delgados y finos, aunque esto no quiere decir que no sean animales con físico muscularmente fuerte.


3. Al mirar el tipo de pelo de los gatos


Ambas variedades son apreciadas por sus largas melenas. 


Sin embargo, los gatos persas tienen más cabello, lo que parece más redondo y esponjoso.


El cabello un gato angora es más pequeño, corto y normalmente está más cerca del cuerpo. 


Este es un aspecto que merece su atención, porque los persas tendrán que amar sus dientes, especialmente durante los meses de vacaciones.



Diferencias en el pelo de los gatos angora y persa

4. Fíjate en la forma de su cabeza y orejas


Tal cual mencionamos, los gatos persas son todos redonditos, esto incluye la cabeza y las orejas también, las cuales son redondas.


En los gatitos angora la cabeza y los oídos tienen más una forma de almendra, muestran un cuerpo más sofisticado y deportivo.


Diferencias de comportamiento entre gatos persas y angora


En la carrera en cuestión, el aspecto temperamental también muestra diferentes deseos, reacciones y hábitos. 


En este sentido, podemos estar seguros de que los angolanos son más sociables que los persas porque, aunque hay excepciones para ambos grupos, siempre estarán más dispuestos a recibir y conocer gente nueva.


Asimismo, son más tolerantes a los niños y les gusta jugar con ellos, son gatitos traviesos y les gusta liberar energía de esa manera.


Los persas tienden a ser más independientes y más dispuestos a controlar libremente su intuición. Les gusta atraer la atención de todos y ser mimados cuando les gusta.


Si tiene otras mascotas en casa, un gato Angora tendrá menos ansiedad por compartir y vivir juntos, por lo cual podrán llevar bien y hasta llegarán a formar una amistad. 


Sin embrago, los persas son aún más reacios a dejar a otros gatos u otros animales coexistan en la misma área, lo que más valora este tipo de gato es mantener la calma, observar todo con tranquilidad y convertirse en el rey de la casa sin ser molestado por el mundo exterior.


Gato persa siendo el rey de la casa


Estado de salud y características de los gatos persas y los gatos angora


La forma física de un persa, con su mandíbula superior suave y un tubo nasolagral más corto, lo hace más propenso a las enfermedades obstructivas nativas de la ruta respiratoria superior, el llamado síndrome craneal.


El síndrome sugiere que estos gatos no deben ejercer físicos durante mucho tiempo y que se desarrollarán menos incluso a altas temperaturas.


Estos rasgos tienen una alta prevalencia de enfermedades respiratorias y enfermedades cardíacas, así como una enfermedad renal policética fatal.


La enfermedad cardíaca hipertófica es común en los machos mayores a los 8 años. Para evitarlo, es necesario limitar el consumo de grasas y proteínas y alentar a las mascotas a la actividad física.


Por otro lado, los gatos angora no presentan este tipo de problemas y disfrutan de una mejor salud, siendo una sordera nativa, la rodilla sellada y la enlace de motocicletas (ataxia) las enfermedades más obvias de esta raza.


Después de entender la brecha entre los persas y los angolanes, ¿todavía confundes estas dos razas? Deja tu comentario.


Tal vez te interesen estas entradas