Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si contin√ļa navegando consideramos que acepta su uso. OK M√°s informaci√≥n | Y m√°s

Ernest Hemingway, amante #1 de los gatos


Ernest Hemingway


Ernest Hemingway en definitiva es un icono estadounidense y su vida estuvo envuelta en tantos dramas tan diversos que podríamos compararlo con sus aclamadas novelas ganadoras del premio nobel.


Hemingway, la figura masculina


Su vida fue claramente reflejada en sus libros lo cual lo convirti√≥ en una figura de extrema masculinidad hedonista; dentro de sus muchos atributos podemos mencionar: 


H√©roe de guerra, cazador en √Āfrica, Boxeador aficionado, experto pescador en aguas profundas entre muchas.


Sin embargo, dejando de lado todo esto podemos encontrar a un hombre lleno de tragedias y con un enorme miedo a la muerte; la depresión de Hemingway lo atrapó en un agujero lleno de oscuridad.


La vida de cada hombre termina de la misma manera. Solo los detalles de cómo vivió y cómo murió distinguen a un hombre de otro.

Ernest Hemingway, luchando con la vida

Su legado a la humanidad


Algunos eruditos han dicho que el estilo de Ernest cultivado y perfeccionado con cuidado, con hambre por la experimentaci√≥n  vanguardista y una sobria modernidad.


Hemingway escribi√≥ acerca de sus vivencias dese el punto de vista del famoso “qu√© suceder√≠a si…”



Talentoso como pocos, escribía sus historias valiéndose también de lo que escuchaba, veía, historias relatadas por otras personas, uniéndolas y creando ritmos para llevar al límite sus habilidades convirtiéndose en el primer gran estilo a inicios del siglo XX.


El amante de los gatos


Hemingway solía decir que un gato lleva a otro gato y después a otro gato


De esta manera llegó a tener hasta cincuenta animalitos en su casa de habitación ubicada en Key West.


Admito que al escuchar lo anterior, me vienen a la mente muchas personas envueltas en esta hermosa pr√°ctica; yo mismo estoy en este momento en la fase “el otro gato” porque ya voy por la segunda.


Ernest Hemingway comiendo con gato
Fuente: mott.pe

Otro dato curioso que mientras llegó a tener 50 gatos en Key West Florida, tuvo alrededor de 100 gatitos en Cuba. Los gatos estaban prácticamente en cada esquina de su casa, corriendo, comiendo, durmiendo, jugando, etc.


No quiero ni imaginar esas cajas de arena.


La BBC realiz√≥ un peque√Īo reportaje al respecto y te invitamos a verlo y disfrutarlo:




Los gatos de Hemingway


Si has llegado hasta este punto del artículo, ya notaste que bajo de esa dura coraza masculina, Hemingway fue un hombre sensible con la capacidad para amar y apiadarse de los animales.


Dorm√≠a con varios de ellos y eligi√≥ nombres √ļnicos para estos. Por ejemplo: Mister Feather Puss, Crazy Christian, Snow Ball, Fatso, Friendless y Friendless’s Brother, Feather Kitty, Princessa, Furhouse, etc.


gatos en casa de Ernest Hemingway
Fuente: mott.pe

Las curiosidades con los gatos de Hemingway comienzan desde su primer compa√Īero, Snow Ball. Este contaba con seis dedos, esta peculiaridad se llama polidactilia.


Junto a la compa√Ī√≠a de Snow Ball, Ernest escribi√≥ la obra Por qui√©n doblan las campanas y muchos otros cuentos m√°s.


Finalmente, muchos de los hijos de este gatito son los que habitan la casa de Key West, Florida.



Sin lugar a dudas, el escritor amaba en gran manera a sus gatos y a los otros animales a los cuales albergaba.


Ernest Hemingway lleg√≥ a tener 9 perros, una vaca y un b√ļho americano, este √ļltimo fue rescatado a pocas semanas de su muerte.


Tanta fue la dedicación a sus gatos que en 1925 y como parte de la colección llamada Our Time, escribió un cuento con el título: Cat in the Rain (Gato en la lluvia).


Si deseas escuchar el cuento, te lo dejamos aquí para que lo disfrutes. No dura mucho pero puede que se quede en tu memoria y tu corazón por mucho tiempo:




Como √ļltimo dato curioso, Hemingway menciona gatos en otras de sus obras, estas fueron escritas llegando al final de su vida. Podemos mencionar sus casi autobiogr√°ficas:


  1. París era una fiesta
  2. Islas en el golfo
  3. El jardín del Edén
  4. Al romper el alba

Para finalizar este artículo, te dejamos muchas fotos de Ernest Hemingway con sus adorables y mimados gatos:


¿Te gust√≥? ¿Te gustar√≠a que hici√©ramos m√°s art√≠culos de este tipo? Deja tu comentario, lo apreciaremos bastante.

Tal vez te interesen estas entradas